cineideal.wordpress.com

CINE CLASICO…y más

Duelo en la alta sierra, Sam Peckinpah, 1962.

Ride the high country

En su libro “El cine norteamericano”, Andrew Sarris -buen crítico de cine, aunque a veces dado a la frivolidad o a nadar contra corriente- minusvaloraba “Duelo en la alta sierra” considerándola como un nuevo “antiwestern”: la fusión de los ciclos de Boetticher-Scott y Tourneur-McCrea embarrados en el realismo ambiental de Peckinpah”. Ignoro si posteriormente, a la luz de nuevos títulos de Peckinpah, Sarris rectificó estas opiniones, pero lo cierto es que, desde su estreno, “Duelo en la alta sierra” se convirtió en un clásico del western de los sesenta y en un título emblemático de su realizador, que iniciaría aquí una sistemática revisión del género que daría lugar a obras de la categoría de “Grupo salvaje” (1969), “La balada de Cable Hogue” (1970) o “Pat Garrett y Billy the Kid” (1973) y también a la mutilada y frustrada “Mayor Dundee” (1964) y a la injustamente menos apreciada “Junior Bonner” (1972).

En mi opinión, “Duelo en la alta sierra” representa el western en estado puro. La feliz conjunción de un Peckinpah (tenía sólo 37 años cuando rodó la película) ilusionado y en plena forma que iniciaba su andadura como realizador, en unas condiciones de trabajo de completa libertad (de la que careció posteriormente) y de dos viejos mitos del western tan significativos como Joel McCrea y Randolph Scott, que encarnaban toda una tradición en el género y a los que Peckinpah supo encajar perfectamente en sus papeles.

Porque lo cierto es que, como indicaba acertadamente Sarris, quizás nada resulte verdaderamente nuevo en “Duelo en la alta sierra”, pero lo que sucede es que aquí se aglutinan y resumen toda una serie de constantes de la historia del western y que, bajo la mirada personal, apasionada y nostálgica de Peckinpah, el material adquiere una dimensión aparentemente novedosa hasta el punto de ser considerado, en su momento, como el western que iniciaba la vertiente crepuscular del género. En realidad, no era más crepuscular que otros westerns anteriores en los que realizadores como Raoul Walsh (“Juntos hasta la muerte”), Anthony Mann (“Hombre del oeste”),Samuel Fuller (“40 pistolas”) o King Vidor (“La pradera sin ley”) nos hablaban ya, con cierta nostalgia, de estas “pistolas en el ocaso” que intentaban, de cualquier modo, sobrevivir a los nuevos tiempos.

La historia de una amistad traicionada, del reencuentro de dos viejos pistoleros que -cada uno a su manera- tratan de adaptarse a una nueva era es el fondo de un discurso donde Peckinpah nos recrea, con melancolía, una época pasada de la historia de norteamérica. El patetismo de la escena inicial, donde un envejecido Steve Judd (Joel McCrea) irrumpe con su caballo en una moderna y animada calle de una población en fiestas (donde ya se divisan los primeros automóviles) y es tratado como un abuelo por un policía que está manteniendo el orden, es verdaderamente demoledora. Poco después, el viejo pistolero tendrá que recurrir a unas lentes para poder leer el documento que le compromete a transportar oro desde un poblado minero hasta la ciudad.

Por su parte, Gil Westrum (Randolph Scott), ridículamente disfrazado, se gana la vida trampeando como “El Chico de Oregón” en una barraca de feria: su pasada habilidad con las armas ha degenerado en una forma fácil de embaucar incautos y en su único y precario medio de vida. Su socio, el joven y alocado Heck Longtree (Ron Starr), a su misma altura moral, engaña a los vaqueros apostando y compitiendo con ventaje en una desigual carrera entre su camello y unos caballos. La unión de los tres personajes dará lugar a un heterogéneo grupo que se ampliará posteriormente con la joven Elsa (Mariette Hartley) tras un alto en el camino en la granja de los Knudsen.

Desde el principio, Peckinpah toma partido por la madurez de los dos viejos pistoleros frente a la irresponsabilidad y precipitación de los jóvenes. Su mirada de respeto y comprensión hacia los mayores queda patente en cada escena, en cada frase de los diálogos. La secuencia de la cena en la granja de los Knudsen, con unos incisivos diálogos en los que intervienen todos los personajes, es muy esclarecedora sobre la postura de Peckinpah favorable a toda la generación en el ocaso, a pesar de las diferencias de opinión entre Joshua Knudsen, religioso hasta el fanatismo y los dos veteranos pistoleros.

Las escenas en el poblado minero son un prodigio de ese realismo ambiental de Peckinpah, al que se refería Andrew Sarris: la ironía crítica y el humor negro con que se presenta a la variopinta fauna humana que habita la zona minera, llega hasta la crueldad en el caso de los hermanos Hammond y los personajes que deambulan por el burdel de Kate (Janie Jackson).

La brillante secuencia final, que nos recuerda tantos otros duelos entre pistoleros, en películas del género, está resuelta con la mayor sencillez y economía en la planificación. El plano final y el conmovedor diálogo entre el malherido Steve Judd y un Gil Westrum que se compromete a terminar, de forma honrada, el trabajo iniciado, es, no sólo la recuperación de la vieja amistad que da todo su sentido a la película, sino también el colofón ético que engrandece este maravilloso y nostálgico homenaje al cine del oeste que es “Duelo en la alta sierra”, uno de los más intensos y perfectos westerns que se hayan filmado.

Innisfree

 

TITULO ORIGINAL.- Ride the High Country
NACIONALIDAD.- EE.UU. (Metro Goldwyn Mayer)
DIRECCION.- Sam Pekinpah
GUION.- N.B. Stone Jr.
FOTOGRAFIA.- Lucien Ballard
MUSICA.- George Bassman
MONTAJE.- Frank Santillo
NTERPRETES.- Randolph Scott (Gil Westrum), Joel McCrea (Steve Judd), Ron Starr (Heck Longtree), Mariette Harley (Elsa Knudsen), Edgard Buchanan (Juez Tolliver), R.G. Armstrong (Joshua Knudsen), Jenie Jackson (kate), James Drury (Billy Hammond)
DURACION.- 94 minutos. 

 

19 agosto, 2017 - Posted by | EL WESTERN |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: